Catoptromancia o el arte de mirar el futuro a través del espejo

Desde el pasado hasta los tiempos actuales, el hombre ha sentido una extraña fascinación por el hecho de examinar diferentes técnicas para ver su futuro. Esto es algo que nos ha consumido desde la antigüedad y hoy en día, con todas las novedades científicas que existen, todavía se intenta encontrar la manera de conseguir. Uno de los métodos que se ha utilizado de forma habitual desde el principio de los siglos es lo que se conoce como la catoptromancia o, lo que es lo mismo, el arte de mirar en el interior de un cristal para ver nuestro futuro.

¿En qué consiste la catoptromancia? ¿Es realmente efectiva?

Para poder ver el futuro utilizando este método, tenemos que tener dones especiales. De lo contrario, tan sólo veremos el espejo tal cual sin ningún tipo de detalle sobre el destino que nos espera.

No importa el tipo de espejo: puede ser natural o pulido, simplemente tenemos que estar mirando fijamente esta superficie hasta que se empiecen a dibujar en ella las imágenes que van a dar forma al futuro. Ahora bien, existen dos maneras de ver estas imágenes:

o bien de manera real: Es decir que nuestros ojos realmente las están viendo delante nuestra.

o bien en nuestra mente: Esta suele ser la forma de catoptromancia más repetida. La persona que está llevando a cabo esta técnica se trasladarán directamente a esos eventos futuros que todavía no han ocurrido. Con ese nivel de realismo, será mucho más fácil saber todo lo que todavía no ha sucedido.

La catoptromancia en las diferentes civilizaciones

Dependiendo de la cultura y la civilización, este tipo de técnica se ha realizado de diferentes maneras: por ejemplo, en algunas culturas el propio espejo se sumergía en agua se sacaba en las noches de luna llena. De esta manera, los rayos de la luna se reflejaban directamente en el espejo para proyectar unas imágenes mucho más vividas. Esto es algo muy común en la “Edad Media” en donde se conocerían como espejos mágicos.

Si viajamos a la antigua Mesopotamia, nos encontramos con una particular forma de catoptromancia en donde no se utiliza un espejo: en este caso se disolvían aceites en una superficie acuática y, a través de ellos, se miraba el futuro.

En cualquier caso, una técnica milenaria que todavía, a día de hoy, se sigue utilizando.

¿Tienes dudas? Te ayudamos a través de la videncia por teléfono

Tarot VISA