Cómo Elevar el Ánimo Después de un Fracaso

A nadie le gusta fallar. Ya sea en el trabajo, en casa, o en otra área de su vida, el fracaso es doloroso y también puede ser costoso en términos de tiempo, dinero, o ambas cosas. Pero el fracaso es una parte normal de la vida. Si nunca, nunca sufres un fallo, entonces es probable que no estés usando todo tu potencial. A menudo, es sólo a través del fracaso que con el tiempo nos encontramos con el éxito. Pero, ¿ Qué podemos hacer para elevar el ánimo después de un fracaso ?

¿Qué puedes hacer para elevar el ánimo después de un fracaso?

Limitar el daño causado

Una vez que te das cuenta de que has fracasado, es necesario tomar medidas para limitar el daño causado por ese fracaso.
Sea cual sea la situación, ser proactivo va a ser siempre una opción mejor que meter la cabeza en la arena y desear que nunca haya sucedido.

Recuerda que otras personas han fallado también y luego han logrado el éxito

La mayoría de la gente no habla abiertamente de sus fracasos. Pero el fracaso es normal, y mucha gente fracasa una y otra vez antes de reunirse con el éxito. Aquí una cita que puede ayudarte a recordar esto:
“ He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido más de 300 partidos. En 26 ocasiones me confiaron el tiro ganador y fallé. He fallado una y otra y otra vez en mi vida. Y por eso he tenido éxito.” Michael Jordan.

Recuerda tus éxitos del pasado

Piensa en todas las veces que has tenido éxito en el pasado. Quizás conseguiste un ascenso en el trabajo, o hayas tenido un buen promedio de notas en la universidad, has perdido peso, o aprendiste a tocar un instrumento musical. Podrías escribir una lista de éxitos, cosas que has logrado en los últimos años, ya sean grandes o pequeñas. Si alguna vez te falta confianza, puedes volver atrás y leer esa lista.

Y recuerda también tus errores del pasado

Tus éxitos del pasado son importantes… pero también lo son tus fracasos del pasado. Has cometido errores antes, y has sobrevivido. Tal vez lo hiciste mal en un examen, en el trabajo, perdiste los estribos y tuviste que disculparte.
No es divertido pensar en los momentos en que las cosas iban mal, pero al reconocer tus fallos, puedes recordarte a tí mismo que hoy en día no han supuesto tanto en tu vida y que has sido caz de avanzar. Del mismo modo que te recuperaste en el pasado, puedes recuperarte de tu reciente fracaso también.

Toma una decisión

Al salir algo mal es probable que tengas que enfrentarte a algún tipo de decisión, incluso una vez que las consecuencias iniciales han terminado. Por ejemplo, tal vez sacaste una tarjeta de crédito y terminaste con deuda. Estas frente a dos opciones: seguir usando la tarjeta, o que sea inaccesible de alguna manera.
No te apresures en tomar decisiones pero busca un camino a seguir. Eso podría requerir algún pensamiento profundo. “No hacer nada” es ciertamente una opción… pero es una decisión que con frecuencia no conducirá a nada positivo.
Sea cual sea el fracaso lucha, aprende y sigue adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *