Ochate, el pueblo maldito

Ochate se encuentra en la comunidad autónoma de Castilla y León.  En el corazón del Condado de Treviño durante mucho tiempo los caminos se perdieron en Ochate. Caminar a pie por el campo llega a un pueblo abandonado donde muchos afirman haber experimentado diversos fenómenos paranormales. La torre de San Miguel es lo que queda en esta ciudad donde las epidemias se cebaron con el pueblo, pero también hubo desapariciones y muertes inexplicables.

Como comenzó todo en Ochate

Todo fue normal hasta 1860 cuando de manera espectacular en tan sólo una década cayeron sobre el pueblo tres epidemias que en España ya habían sido exterminadas y que curiosamente sólo terminando afectando a los habitantes de Ochate .

Tras la primera epidemia se trató de reconstruir el pueblo pero cuatro años más tarde les volvió a azotar otra epidemia. La segunda epidemia también paso y el pueblo se repobló nuevamente pero tras la tercera y última, una epidemia devastadora, el pueblo no pudo superarlo. Dicen que al haber tantas muertes, el cementerio del pueblo se llenó y tuvieron que enterrar a las personas fuera del recinto, en el mismo pueblo.

A partir de 1868 también las desapariciones hicieron mella en Ochate y estas le ocurrieron a pastores que deambulaban cerca de las ruinas de Ochate, otros aparecieron misteriosamente carbonizados e incluso uno de los últimos fue un agricultor de un pueblo cercano que desapareció en 1970.

Otros misterios en Ochate

No son pocos los testimonios que diferentes testigos han dado sobre sucesos paranormales en este pueblo. En 1986 Fernando Gil, empresario que fue a investigar el pueblo, escucho pasos y afirma que noto una mano invisible que le tocó en el hombro.

En 1987, por primera vez a una persona fue a realizar psicofonías. Estas le aterrorizaron. Según cuenta en una de las psicofonías se escuchaba una chica y una mujer más adulta. Estas parecían hablar de una puerta secreta. Según diferentes estudios podría referirse a una puerta secreta en Ochate ¿Podría ser una puerta dimensional? ¿Hay una puerta que cruzaron todos los que desaparecieron?

En el mismo año, un investigador Alberto Fernández se suicidó en Ochate dentro de su coche.

Pero esto no es todo lo que sucedió ese año.  Con cámara de aficionados Mikel Colmenero otro de los tantos que acudían a Ochate a investigar como aficionados, también desapareció.

También en 1987 unos vehículos blindados de las fuerzas armadas de la base militar de Araca se perdieron y estuvieron atrapados durante más de cuatro horas deambulando por una espesa niebla.

Este es el retrato de un lugar misterioso con una inmensidad de acontecimientos inexplicables, Ochate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llama ya al 806
Llama con VISA